Archivos

CURSO REGISTROS UNIVERSALES

 

 

Todo en el Universo está cambiando aceleradamente. Se nos pide una nueva forma de conectar con el Universo, con nuestro ser, teniendo en cuenta nuestro chacra corazón en conexión con el chacra corazón de la Madre Tierra.

En este curso aprenderás a:

• Activar el pilar de luz que eres, con un buen enraizamiento en la Tierra.
• Mantenerte limpio física, energética, emocional y mentalmente.
• Eliminar bloqueos y programas.
• Conectar con tu Ser y ser manifestado en la Tierra a través de ti.
• Usar esa conexión para tu beneficio y el de otras personas.
• Acceder a toda la información del Universo.
• Conectar con Maestros Espirituales.
• Empezar a desarrollar el Amor Incondicional y el sentimiento de Unidad.
• Crear tu propia realidad.

Fecha: 17 de julio de 2022.
Horario: 10 a 19.00 horas, con pausa para comer.
Lugar: Madrid.
Aportación: 150.-€
Reservas: por contacto privado.

El mayor bloqueo que tienes para elevar tu vibración y conciencia

 

Pensamos que debemos realizar un montón de cursos y talleres, que debemos prepararnos de alguna forma, a través de algo externo para poder elevar nuestra conciencia y nuestra vibración.

Esto es debido a un programa, o un implante, que tenemos todos, existe en el inconsciente colectivo de la mayor parte de la humanidad.

Echad un vistazo a vuestro crecimiento. Todo se consigue progresivamente a través de estudios, trabajo y esfuerzo, mucho esfuerzo.  Así que, conseguir elevar tu vibración y tu conciencia, no iba a ser menos.

Cuando uno sabe quién es realmente en el Universo sobran todos los talleres, cursos, aprendizajes, trabajos personales, esfuerzos, sobra todo. Es lo único importante.

El ser humano debe conectar con su espíritu, reconocerse en él, ser ése espíritu.

Eso que eres en el Universo tiene que ver con la paz, con la tranquilidad, la felicidad, el equilibrio, la armonía, el amor.

El ser humano es todo eso:  es amor,  luz, felicidad, paz, equilibrio.

Si nada de eso existe en tu vida es el momento de ponerte manos a la obra, de la manera más fácil y sencilla, porque todo en el Universo es más fácil y sencillo de lo que pensamos. El concepto de que todo cuesta mucho esfuerzo, dedicación y trabajo es un programa implantado en nuestro inconsciente desde hace muchos siglos. Así que nada puede salirnos a pedir de boca porque, de antemano, pensamos que debemos realizar un arduo trabajo para conseguir lo que sea que deseemos conseguir.

Y, como digo, es mucho más sencillo de lo que pensamos. Tan solo has de eliminar de tu vida todo aquello que no te aporte paz, equilibrio, serenidad, felicidad. Eliminar todo aquello que te hace mal, te hace infeliz.

Si tienes un trabajo, una relación, una situación, lo que sea que te hace infeliz y no sabes cómo hacer para cambiar ese estado, Pregúntame, te diré cómo poder actuar.

Pero, hay una premisa muy importante en esta búsqueda de la paz y la felicidad…..

 

NO TE ESFUERCES, NO ANSIES TRABAJARTE, NO TE OBSESIONES EN CONSEGUIR LA META.

 

Ese es nuestro mayor bloqueo: pensar que debemos esforzarnos, que debemos estar siempre activos buscando fuera cómo conseguir un estado más elevado, que debemos trabajar y trabajar para obtener el resultado que deseamos.

Y todo es cuestión de paciencia y de actuar, un pie y luego el otro, como si subieras una montaña elevada. Normalmente, no te quedas abajo buscando fuera, alrededor pensando cómo subir. Si tu meta es alcanzar la cima, empiezas a subir despacio, sin correr, sin mucho sobre esfuerzo porque sabes que te agotarías enseguida, mirando dónde pones el pie y la mano, asegurando su firmeza y sujeción para no caer. Y así, poco a poco, irías escalando la montaña, haciendo tus paradas necesarias para descansar y retomar aire y energías. De igual forma, elevar tu conciencia y tu vibración,  a quinta dimensión, o a otras cotas que te hayas impuesto, debe ser tu caminar.

 

Simplemente, sé feliz.

Es un buen momento para la introspección

 

 

Es un buen momento para la introspección.

Siempre prestamos atención a la información externa y esa información debería llevarnos a un momento continuo y constante de introspección.

Toda esa información externa se debería analizar interna y subjetivamente.

Nuestro mundo es afuera como es adentro. Todo lo que existe afuera lo creamos todos desde dentro.

No hay víctimas ni culpables pero, todos somos responsables.

Se una rosa

 

De la misma forma que una rosa, siendo un capullo, se prepara para abrirse al sol y mostrar todo su esplendor para deleite de todos; tú debes abrir tu corazón, dejando entrar tímidamente la luz, disfrutando de ella y expandiéndola después.

Desnúdate

 

Como migajas de pan fui soltando por el camino todo lo que era, lo que pensaba, todo lo que sentía.

Dicen que no existe el vacío aunque yo siento esa nada dentro de mí. Y, en esta nada, en este vacío, solo quedo yo, en silencio absoluto.

Ahora me siento, puedo amarme y escucharme.

Me pregunto qué me unía al exterior. Encontré que nada era yo, nada creé por mí misma, todo me fue dado y ese todo no era yo.

Por el camino solté millones de lágrimas, angustias e impotencias pero no me preguntes por su causa porque ya no recuerdo cuántos valles, montañas, desiertos y mares he cruzado.

Fui olvidando, tan solo me quedé con el aprendizaje. Y aquellas penas quedaron en el pasado de una persona que ya no soy.

En el vacío he encontrado TODO. En este instante solo SOY. No hay nada más.

Incluso en AMOR reside en mí, nada semejante a lo que conocía antes. Un Amor sin etiquetas, sin marcos ni condiciones. Un Amor que ama Amar.

Esa nada o ese todo es el SER.

Dejar Ser

Estamos tan acostumbrados a los condicionamientos de todo tipo que los hemos fundido con nuestra personalidad y tomados como pilares de nuestra ética y moral.

Una planta tiene unas características concretas y, en base a ellas, tiene un desarrollo concreto y, por tanto, un aprendizaje igualmente concreto.

Las personas no comprendemos esto y, en nuestros huertos, actuamos de acuerdo a todos esos condicionamientos que tenemos. Las personas entendemos la libertad como si ésta estuviera metida dentro de un cuadrado cuyas paredes, los condicionamientos, no pudieran ser atravesados. Libertad limitada.

Si plantamos una tomatera, la cuidamos y la mimamos, o eso es lo que nos parece. Pero, ¿y si preguntamos a la tomatera? Seguramente que diría: “Sufro numerosos ataques, me quitan ramas y me cortan las puntas, sufro un continuo daño y para aparecer alta y esbelta me atan a palos. Solo les importa mis frutos y por eso me someten a este sufrimiento porque llevo mucha vida dentro y emerge por donde finalmente me dejan libre.”

Si no podas la tomatera desarrolla muchísimas ramas, se puede decir que cada rama es una nueva planta que desarrollará más ramas y, por tanto, también más frutos. Algunas ramas de estas tomateras sin podar se tronchan pero eso no significa que esa rama tronchada se seque y muera. Y el tronco principal, igualmente, del peso,  se vence hacia un lado mostrando  sus raíces superficiales. Al final del proceso lucen unas plantas enormes vencidas por el peso con algunas ramas enormes tronchadas pero dando un sinfín de flores y frutos. ¡Qué fuerte es la tomatera¡.

Pero, claro, a nadie le gusta ver una planta enorme vencida en el suelo y con ramas tronchadas porque no es lo que tenemos estipulado. Y hacemos a la tomatera todo aquello que creemos oportuno para que se muestre como creemos que debería ser, sin prestar atención a su propia naturaleza. Y, para más inri, con el objetivo de obtener una superproducción de tomates.

Y ese es nuestro concepto de la libertad. Tal cual.

De la misma forma nuestra toma de decisiones está, igualmente, condicionada por un sinfín de condicionamientos que permanecen ocultos por el simple hecho de haberlos asumidos como propiamente nuestros.

No todas las amapolas que crecen en el campo lucen igual de hermosas, ni todas las personas nacemos con características iguales. Cada ser vivo tiene unas características únicas, las idóneas para su desarrollo y aprendizaje.

Dejemos que, libremente, anden su camino.

Observa a la naturaleza y responde todas tus preguntas.

La otra cara del Coronavirus

Dentro de todo este ambiente caótico, de compras compulsivas, de miedos e irresponsabilidades emerge una tímida realidad que va cobrando cada día que pasa más fuerza, energía y vigor.

Estoy hablando de un gran inmenso despertar masivo a la solidaridad, a la ayuda desinteresada, a la responsabilidad, al sacrificio a favor del resto de la población, a la compasión.

Estoy hablando de una re-conexión con el amor que todos llevamos dentro y que teníamos olvidado.

De acuerdo, es cierto, hay muchos aspectos negativos, unos perfectamente visibles ahora mismo y, otros, no tan visibles de los que seremos conscientes cuando se vuelva a la normalidad.

Sin embargo, esta situación está mostrando una serie de cosas a la población española. Imagino que al resto del mundo también, en la medida que les haya tocado vivir la situación actual o parecida.

Nos muestra que el trabajo y las obligaciones familiares son compatibles en muchos puestos de trabajo, que la presencia física en la empresa no es tan necesaria como siempre hemos creído, que hay otra manera de trabajar más relajada que te permiten ser persona a la vez que un trabajador.

Nos muestra que la contaminación se puede reducir en la medida en que todos queramos reducirla a través de nuestra colaboración. Claro que ahora estamos confinados en casa y cuando todo pase volveremos a la normalidad y el gran champiñón de contaminación volverá a aparecer en pocos días de vuelta a la rutina. Pero, ¿no debería de ser igualmente prioritario y preocupante el índice de contaminación que respiramos?

Nos muestra que el trabajo y el dinero no es lo más importante si no tenemos salud para disfrutarlo. Es una lástima que tenga que pasar este tipo de cosas para que nos demos cuenta de que sin salud…..no hay nada.

Nos muestra que si todos aunamos fuerzas somos capaces de cambiar el mundo.

Particularmente, pienso que no se trata de un virus que afecta a la salud, sino que estamos ante un virus económico a nivel mundial. Son momentos muy importantes los que estamos viviendo, de un gran despertar de conciencia masivo a los valores reales de la humanidad. Momentos en los que algunos se enfrentan a sus peores miedos y que tendrán que trabajarlos particularmente. Pero, también momentos de mucha luz y de una energía de altísima vibración donde no hay cabida ya para un viejo sistema económico que se alimenta de la vida, la salud, y la felicidad de las personas.

No puede coexistir la solidaridad, la humanidad, la compasión, la tolerancia, el respeto, el amor con un sistema económico frío, absolutista en el cual solo prima la ganancia sin tener en cuenta quién o qué caiga. Solo hay cabida para sistemas económicos en los que las personas signifiquen más, mucho más que el dinero, en los que se respete el derecho a la vida, a la salud, a la vivienda, a la alimentación, etc de las personas.

El virus se presenta de forma física atacando a través de la salud, sin embargo, su mayor ataque es contra el sistema, el cual cae y seguirá cayendo en picado. Nuevos valores éticos y morales asomarán en los políticos y en la mayor parte de la población que hagan cuestionarse todo el sistema de nuevo. Esperemos que hagan caso al primer aviso y no se tenga que dar otra circunstancia grave para que se den cuenta de que las personas están despertando su conciencia a los verdaderos valores morales y éticos característicos de la humanidad.

Así pues, nos muestra que todo lo que hemos vivido estuvo bien hasta ahora que prima cambiar.

Responsabilidad 100%

 

Mi marido se separa de mí porque le han incitado a hacerlo, porque le han hecho magia o porque le han comido la cabeza. Ejemplos como este hay miles adaptados a cada caso y a cada circunstancia.

Pero, seamos realistas.

El campo no se quema si no está lleno de pasto y matojos secos, tan solo le hace falta una pequeña chispa para que se provoque un incendio y el fuego arrase el campo.

La chispa, el detonante, puede ser cualquier cosa y proceder de cualquier lugar, sin embargo, el incendio no tendría lugar si no estuviera poblado de pasto y matojos secos.

Siguiendo con el ejemplo anterior: los sentimientos secos y estériles ya habitan en su interior cuando se encuentran con una chispa que los hace arder. Y ese corazón seco, sin sentimientos, es producto del trabajo y cuidado de la pareja. Uno y otro han provocado ese estado. Nadie más.

Todo cuanto acontece en tu vida es fruto de tus pensamientos, de tus emociones, de tus palabras y de tus actos:

Tus actos no dicen nada de ti porque van de acuerdo a cómo quieres mostrarte ante los demás.

Tus palabras dicen mucho de ti cuando de tus labios salen palabras cargadas de odio, de resentimiento, de ira, de venganza; hablan tanto como cuando de tus labios salen palabras de amor. Sin embargo, unas palabras pesan más que las otras. Imagino que sabrás cuáles.

Tus pensamientos y emociones lo dicen todo de ti. Si tus pensamientos y emociones son positivos orientados a la tolerancia, el respeto, la compasión, el perdón y el amor o, si por el contrario, van orientados al odio, a la intolerancia, la venganza, a la ira, etc.

Y sobra decir que debe de haber una coherencia entre tus actos, tus palabras, tus pensamientos y tus emociones.

En tu vida habrá amor si en tu interior hay amor, habrá prosperidad si dentro de ti si te sientes a gusto, te realizarás profesionalmente si tu personalidad ha sido bien construida, disfrutarás paz y tranquilidad cuando alcances la conciencia adecuada respecto al amor, el respeto, la tolerancia, etc,

En contra obtendrás desamor y separación cuando en tu interior resida el odio, problemas económicos y laborales cuando tu personalidad sea endeble, infelicidad cuando no estés bien contigo mismo, vivirás en la ira, el odio y la venganza mientras no encuentres el amor y el respeto que has de tener hacia ti mismo.

Es hora de entender todo esto y responsabilizarse al 100% de tu vida, de todo cuanto acontece en ella tanto en el exterior como en el interior.

Es hora de aceptar que solo tú eres responsable del sufrimiento en el que vives.

Cansado de las sectas espirituales

 

Hay quien dice que la nueva forma de pensar, de sentir y de ver al ser humano como una conciencia plena y elevada responde a un engaño y a una estafa en cuya sombra reside un interés económico.

Hay quien dice que este nuevo movimiento es tan solo una moda y que, como tal, con el tiempo acabará desapareciendo.

Los grandes cambios sufridos durante la historia de la humanidad siempre dieron comienzo con un gran cambio o sacudida espiritual, dando paso después a una nueva era o etapa totalmente diferente a la anterior, a una etapa de mayor evolución.

Se dice de nosotros, los espirituales, que somos estafadores porque, a quien quiere escuchar y tiene oídos, le mostramos el otro lado de la moneda. De la crueldad de los seres humanos ya  todos somos conscientes, de la bondad y del amor pocos son conscientes de que existe y de que, además, reside en sus corazones.

Somos perseguidos, acosados por las redes y por privado, somos denunciados falsamente ante estamentos gubernamentales con el fin de que nuestros labios se sellen y no pronuncien aquellas palabras que les llevará a observar la crueldad de sus actos, palabras que les hará despertar y ser responsables de sus actos, palabras que harán caer su estado de confort inculcado, imaginario e irreal.

Cada día que pasa observo cómo el número de estos nuevos espirituales aumenta y cómo comienzan su labor de divulgación: científicos renombrados, médicos y doctores, policías, abogados,  periodistas, curas y sacerdotes, en todas las profesiones, en cualquier lado que te encuentres podrás encontrar un nuevo espiritual y, ante cuya presencia, simplemente siendo, cualquier persona  se siente mejor.

No se pueden sellar nuestros labios porque emitimos con el corazón. Es indiferente los medios que usen para callarnos porque todo eso serán ladrillos que utilizaremos para seguir construyendo mucho mejor.

La historia de la humanidad se repite una y otra vez, siglo tras siglo y estamos siendo espectadores de un gran cambio de conciencia en la humanidad, un cambio que nos permitirá sembrar el amor incondicional en la Tierra y que dará paso a una sociedad más humana, realmente humana.

Da igual que estén realizando una cruzada contra los espirituales, simplemente son los coletazos que da un pez cuando es sacado del agua, presto a morir. Tan solo hay que esperar.