Archivo de etiquetas| salud

La enfermedad no existe, es una ilusión.

Nuestro sistema de creencias está anclado en un punto falso por siglos de manipulación, donde se ha ido inculcando que enfermar es algo corriente y normal, donde los medicamentos son necesarios para tener una mínima salud, donde la mayoría de las enfermedades se heredan.

Nada más lejos de la realidad…..

La enfermedad es algo corriente y normal porque nuestra forma de vivir es anormal, vivimos para trabajar y para aportar y ser algo estipulado, lejos de ser y aportar aquello que deseamos. Nuestro estilo de vida es lo que ha hecho que enfermar sea visto como algo cotidiano y normal.

Los medicamentos no curan, esconden la enfermedad y, la mayoría de ellos, son prescritos como medio de prevención y cuyo resultado es el origen de otras enfermedades causados por ellos.

Se nos ha hecho creer que la enfermedad está disponible en nuestros genes desde que nacemos pero, tal cual, es erróneo. Pensamos que si nuestro padre murió de infarto nosotros moriremos de infarto, si nuestra abuela o nuestra madre tuvo diabetes nosotros tenemos muchas probabilidades de padecer diabetes.

Fijáos en esto….”pensamos que….” Ese es el detonante.

En realidad, la enfermedad no se hereda, no es hereditaria. Lo que realmente se hereda, y queda disponible en nuestros genes, es la creencia en la enfermedad. ¿Y quién de nosotros, hoy en día, no cree en la enfermedad?

Claro que no puedo demostrar esto científicamente pero sí bajo una observación de las circunstancias actuales que nos rodean.

Si considero al ser humano como un ser espiritual que lleva encarnando cientos de siglos durante, los cuales, ha experimentado cientos de enfermedades; si éstas fueran realmente hereditarias el ser humano, recién encarnado, siendo un bebé, ya estaría gravemente enfermo de múltiples enfermedades. No le dejarían apenas vivir.

Sin embargo, el ser humano reencarna y, en algunos casos, desarrolla durante su vida determinada enfermedad, en otros casos, no la desarrolla y, cada vez más habitual y frecuente, se vienen dando los casos en que las enfermedades conocidas y, cada vez más habituales, las enfermedades raras, se dan a más temprana edad.

Lo que hace que se desarrolle la enfermedad en unos casos, en otros no y en edades cada vez más tempranas tiene mucho que ver con la reencarnación.

Todos observamos cómo nuestros hijos son totalmente distintos a cómo éramos nosotros, no me refiero a intelectualmente, sino a su sistema de valores éticos y morales. Observamos cómo algunos, desde muy pequeños, tienen claro que han de amar a los animales, algunos no quieren comer carne, otros te hablan de sus ángeles como algo normal, quienes recuerdan parte de sus vidas, quienes ven a los fallecidos vagando por sus casas, quienes se sienten dados de lado en sus colegios por su forma de ser, por no gustarles los juegos bruscos, etc. etc.

Podemos decir que nuestros hijos son de un nivel espiritual más elevado que el nuestro, de hecho, son nuestros maestros, vienen a enseñarnos dónde nos equivocamos para que podamos corregirlo. Esto es algo que muchos de nosotros tenemos claro.

Siendo de un nivel espiritual más elevado, lo normal es que quieran, al encarnar cargar con aquellas cosas no resueltas en la familia y que deban ser solucionadas. De hecho, es así como sucede.

Nuestros hijos heredan todo aquello que no estaba resuelto en el momento de su concepción, me estoy refiriendo a una infinidad de problemas, enfermedades, bloqueos, limitaciones, etc de las cuales muchas veces no somos ni tan siquiera conscientes.

Qué carga es la que acepta cada hijo que traemos al mundo es algo que depende de su potencial y capacidades espirituales para resolverlas y, por supuesto, es de libre elección.

Todos sabemos que venimos a experimentar y que, gracias a esa experimentación, podemos lograr un desarrollo y crecimiento espiritual. Así que a todos nos apremia liberar y liberar los mal llamados problemas en las que debemos incluir la enfermedad.

Normalmente, cuando sucede este tipo de cosas en la familia, solemos hablar de que existen patrones. Decimos que un patrón es repetitivo cuando el mismo hecho se repite en distintas personas del árbol familiar.

La enfermedad, al fin y al cabo, no deja de ser un patrón hereditario.

Si unimos los dos conceptos: que, en cada concepción, encarna un ser de mayor elevación espiritual, que encarnamos para solucionar y liberar los mayores obstáculos que nos lastran; entonces, por lógica, en cada familia habrá un miembro que cargue con tal enfermedad, de igual manera que, otros miembros, cargarán con ciertos aspectos bloqueantes y/o limitantes que se den en la familia.

Por eso, cada vez son más los casos en los que la enfermedad se da en niños cada vez más jóvenes, incluso en bebés recién nacidos. Vienen ya con esa carga porque son capaces de liberarse de ella, forma parte de su aprendizaje y, por supuesto, también de su enseñanza a quienes le rodean.

Por otro lado, hay personas que, no habiendo asumido dicho carga, acaban desarrollando la enfermedad que anteriormente tuvo su padre, madre, abuelo, … El sistema de creencias es lo que se hereda. Observen atrás a su familia, a sus abuelos y bisabuelos y descubrirán cómo han ido progresando en sus creencias y todos los miembros, prácticamente, han ido al unísono en su sistema de creencias.

Así que, al heredar el sistema de creencias cualquier cosa que experimente como algo traumático o negativo, puede hacer despertar la idea en la enfermedad familiar y desarrollarla.

Llegados a este punto algunos pensarán que es indiferente el motivo por el que se origine la enfermedad puesto que la misma se origina y es algo real, algo físico; entonces, ¿por qué digo que es una ilusión?

Es muy sencilla la explicación, tanto que parecerá increíble.

Es una ilusión porque si lo que heredo es una creencia significa que lo ha creado mi mente y si mi mente puede crearla también puede eliminarla. No existe, si yo no quiero. Todo depende de mí, de nadie más.

Anuncios

Restauración Bioenergética a través de los alimentos

consumo_foie_gras_3

¿Están de moda el no comer carne y el consumo de alimentos ecológicos?

 Eso es lo que parece a simple vista, sin embargo, lo que hay detrás de esta supuesta moda responde en concordancia al mundo de las energías.

 Decir que “Todo es energía” es ya un pensamiento globalizado y generalizado con el que todos estamos conformes, sobre todo, desde que la ciencia ha ido avanzando en este campo y ha sacado a la luz los resultados de sus experimentos.

 En mi Taller sobre Radiestesia aplicada a la Salud explico que todo tiene una vibración energética, así la Tierra tiene una vibración en los lugares neutros que puede oscilar entre los 7000 y 8500 UB*.

 El nivel energético de una persona sana también se mantiene dentro de esos mismos niveles energéticos y la media para que una persona pueda tener una salud óptima ronda sobre los 6500 UB.

 Teniendo en cuenta esto, todo lo que emita una vibración inferior nos irá debilitando y, con el tiempo, causando enfermedades.

 Pero ¿qué vibración emiten los alimentos que comemos?

 He realizado un testeo de dos alimentos: Por un lado, un plátano cultivado ecológicamente que en el testeo me ha dado una vibración de 7500 UB, así que su consumo incrementaría mi estado de salud óptima. Y, por otro lado, he testado qué nivel  vibracional tiene un chorizo comprado ya envasado en un supermercado, el resultado del testeo ha sido de 2000 UB, muy baja vibración, que de continuar con su consumo acabaría traduciéndose en enfermedad.

 A simple vista, coincidiréis en que el resultado es obvio. Pero vamos más allá….

 El hecho de que la ristra de chorizo marque tan baja vibración no sólo es debido a los aditivos químicos que hayan añadido en su elaboración y que van mermando sus cualidades sino en cómo ha sido tratada la carne y el animal durante su vida.

 Los animales son seres vivos y emocionales; un animal sometido a un estrés continúo nos dará una carne llena de nervio y dura, por ejemplo. Imaginaos qué carne pueden suministrarnos estos animales que viven hacinados, con pésimas condiciones higiénicas, sometidos a tratamientos hormonales, imposibilitados en su libertad de movimientos, y cómo son transportados y sacrificados. ¿Qué carne estás comiendo? ¿Qué energía corre dentro de ese animal?

 Pero podíamos pensar en comer carne ecológica, donde los animales son criados en libertad, no se les inyecta hormonas ni antibióticos y son alimentados de forma natural.

 Bien, en el testeo entre una carne comprada en supermercado y una ecológica, el resultado ha sido que la carne comprada en el supermercado vibra a 1000 UB (ingerimos enfermedad pura y dura) y la carne ecológica, sin embargo, de un nivel vibracional mucho más alta, ha llegado a 6000 pero no llega al nivel mínimo de 6500 que necesitamos para tener una salud óptima.

 Así pues, no es conveniente el consumo de carne en ninguna de sus facetas: industrializada o ecológica.

 Si realmente quieres tener salud tendrás que tender al consumo ecológico de frutas y verduras.

 Deja de comer enfermedad y recobra tu salud.

 Para aquéllos que crean que esto es una vulgar chorrada les incito a buscar en internet sobre personas que han eliminado al 100% enfermedades graves y mortales, tales como el cáncer, simplemente consumiendo alimentos con una alta vibración energética.

 En cuanto, al pescado decir que mis testeos, hasta el día de hoy, son óptimos respecto al pescado de mar y el de piscifactorías: el pescado de piscifactorías tiene una vibración menor que el pescado de mar pero sus baremos rondan siempre entre los 6500 y 7000 UB, subiendo hasta 7500 el testeo en el pescado de mar

 Y cuidado con el pescado de río que testa 3500 UB, demasiado bajo.¡¡

 Todo esto podéis comprobarlo vosotr@s mism@s, podéis usar un péndulo y colgarlo encima del alimento, no preguntéis nada, simplemente dejarle girar, si gira en contra de las agujas del reloj está desprendiendo energía negativa.

RECOBRA TU SALUD¡¡¡

* UB= Unidades Bovis basado en el Biómetro Bovis, una escala dibujada en un papel en la que se refleja una unidad comparativa abstracta y que indica la vibración energética que emite todo lo que es materia.