Archivos

Dónde me encuentro?

 

 

Algunos os encontráis en una situación confusa, ni en un lado ni en el otro, comprendéis el proceso pero aún no lo asumís internamente, os involucráis en las energías más bajas cuando el sistema así lo requiere. Unas veces en una 3D y pocas en la 5D.

Aquellos que os sintáis identificados con esto debéis de saber que:

  • No es momento para alternar estados. Llegó el tiempo, meses atrás, en que imperaba decantarse y muchos optaron por no tomar esa decisión. ¿Qué ocurre con esto? Mientras vibras en esas energías eres susceptible a energías de baja frecuencia, al principio, podrás limpiarlas y equilibrarte, sin embargo, con el tiempo te conviertes en presa susceptible de ser atrapada de vuelta al sistema y algunas de esas energías de baja frecuencia no saldrán y las intuirás como tuyas propias. No olvidemos tampoco que muchas de esas energías suplantan a tus guías y los canalizas como seres de luz aportándote mensajes camuflados en la luz pero que te apartan de ella. Es momento de definirte ya, ¿en qué estado se encuentra tu conciencia?.¿dónde quieres estar y a dónde quieres llegar?

Actualmente, estamos atravesando, la humanidad entera, un proceso de limpieza muy fuerte, independientemente del Covid. La mayoría de las personas sienten malestares físicos y emocionales. Aquellos que tienen herramientas para corregir ese tipo de malestares y dolencias se encuentran con que no consiguen solucionarlo. ¿Cuál es el motivo? De nada sirve una herramienta por muy buena que sea sino te trabajas de manera consciente. Es momento de prestar atención al cuerpo y hacer lo posible por entender qué te expresa. Es momento de hacer caso a esa pequeña voz que, a veces, suena dentro de ti y la acallas enseguida. Permítete relajarte, descansar, disfrutar de tus hijos y de tu familia, permítete meditar o estar un tiempo a solas, permítete liberarte de responsabilidades que no son tuyas. Permítete, en definitiva, ser tú, hacer realmente lo que deseas y lo que tu cuerpo necesita. Presta toda tu atención a la única actividad que estés realizando en cada momento, centra tu mente en ella, disfrútala y observa lo positivo que aporta en tu vida.

  • Recuerda que eres el único responsable de todo cuanto acontece en tu vida. Si has sabido llegar hasta ese punto también sabes llegar al extremo contrario. Pon la mente a trabajar a tu favor y adiéstrala, frénala cuando te pilles pensando en negativo y oblígala a concentrarse en algo positivo y feliz. Observa los acontecimientos de tu vida como si estuvieras viendo una película y podrás comprender qué pasos estás dando y cuáles deberías de dar para equilibrar tu vida, tus pensamientos y tus emociones. Tómate tu tiempo para preguntarte interiormente por qué piensas o sientes tal o cual cosa y ponte a cambiarlas desde ya.

  • Dedícate exclusivamente a ti, a cambiar todo aquello que debas cambiar que te impide ser feliz. Solo así podrás aportar la ayuda que deseas dar.

 

 

 

 

Llegó el momento de trabajar

 

El mundo entero paralizado, la humanidad sumergida en el miedo y recluida, todos al mismo nivel, mientras la Tierra se recompone, descansa y toma aliento para su próximo paso.

Es en este momento caótico cuando debemos empezar a realizar el propósito por el cual estamos aquí.

Es muy posible que caigamos en la separación pensando que hay dos energías contrarias enfrentadas, buscando el origen incierto, oculto y escondido de cuanto acontece en estos días. Es muy posible que caigamos en el miedo a la enfermedad y nos sumerjamos en un mundo de remedios, medicinas, alimentos, etc que nos puedan ayudar. Es muy posible que caigamos en la impotencia y en la frustración y tendremos que trabajarla interiormente.

Lo verdaderamente importante es que Todo está bien  y Todo sucede para el bien mayor de Todos.

Si esta premisa está anclada en tu corazón entonces empezarás a observar todo lo positivo que las circunstancias actuales ofrecen pero también observarás cuál es tu cometido y para qué estás en este momento aquí, en esta ciudad, en este barrio, en este bloque.

Te has estado preparando para ser el sostén de tu familia, de tus amigos, de tus vecinos, de tus conocidos de barrio. Aportando calma, confianza, tranquilidad y seguridad en el proceso. Aportando una sonrisa llena de amor con quien te cruzas por la calle o en el supermercado. Dejando ver otra forma de vivir la vida desde otra perspectiva. Aconsejando cómo afrontar desde otra polaridad esta situación y de cómo eliminar el miedo de tu mente y de tu cuerpo, de cómo la mente es tan poderosa que puede cambiar el miedo por valor, la impotencia por poder, la frustración por éxito, la pena por alegría, la tristeza por felicidad, el estrés por calma….

No indagues más en los orígenes oscuros de lo que está sucediendo, no sigas el recuento de infectados por coronavirus, no incursiones en los miles de videos que hablan de impotencia, de masificación en hospitales. Simplemente sé consciente de que todo existe pero no lo mantengas en tu mente ni en tus emociones. Aporta a la comunidad lo que realmente puedas aportar: ayudando a tus vecinos o familiares cercanos pero no te involucres en dires y diretes que solo hablan de separación entre la humanidad, que solo trasmiten ira, incomprensión, frustración y miedo.

Todo tiene un fin positivo y en su debido momento saldrá a la luz.